martes, 11 de mayo de 2010

“Costumbres y Tradiciones de Calabozo Municipio Miranda Estado Guárico”












Facilitador:
Lic. Belkis Andrea







Integrantes:
Carlos, Mota
Fray, Carrasquel
Henry, Soto
José, Urbaneja




La definición ofrecida en el diccionario Larousse en relación a los términos costumbre, el cual cita como: “Modo de obrar adquirido por la repetición de los mismo actos”, y tradición a la “transmisión de creencias, costumbres, etc., de unas generaciones a otras”; es evidente que al hacer énfasis en estas dos conceptualizaciones y al encontrar las mismas en un entorno, decimos que existe manifestación cultural; lo cual se refiere a la forma de vida de los miembros de una sociedad. Es por ello que se puede afirmar que la costumbre es una tradición social, un patrón de comportamiento o creencia que ha sido parte de la cultura durante muchos años en la humanidad; y que dependiendo del arraigo tradicional trasmitido entre una descendencia y otra, se mantendrán en mayor o menor grado, o hasta se llegue a perder, la cultural propia de una región.

Una sociedad preocupada por conocer de donde viene y razón de su existencia, será un elemento fundamental de la historia de un pueblo. En este sentido Venezuela como cualquier país del mundo tiene en sus estados ciudades, estos a su vez pueblos; y dentro de estos su gente con un legado heredado de sus antepasados, el cual se hurga cada día; y es así como va emergiendo diferentes situaciones de ese acervo cultural y se descubren cada día pormenores de los mismo.

La Villa de todos los santos de Calabozo, ciudad principal del municipio miranda, a el cual va dirigido esta investigación sobre el tema en cuestión; no es la excepción en cuanto al poseer un variado tesoro de gran valor en su cultura, costumbres y tradiciones, al igual que la fecha de su fundación, y el estandarte de villa eximida certificado por la real cédula de 20 de abril de 1774. La hacen distinguirse y convertirse en una ciudad privilegiada por la naturaleza y por la grandeza de sus hijos, y ser testigo de hechos importantes en sus alrededores.

Algunas de las manifestaciones culinarias (de Tradición y por Costumbre) características del buen comer para el habitante del municipio Miranda tienen que ver con:

- El palo a’pique o gallo pinto llanero; producto que se obtiene a partir combinar ingredientes como, frijoles con arroz, y la debida sazón con especias de nuestra región y otros condimentos.
Palo a’ Pique o Gallo Pinto.


- Pescado frito; de especies autóctonas de nuestras riveras y embalse, obtenidos mediante la pesca artesanal, como lo son: Coporo, cachama, bagre, pavón, curbina, palometa, entre otros. O en su defecto, preparado en sancocho. Es de realzar la pasión con la cual degusta el Mirandino (más que todo personas de sexo masculino y de cierta edad, por atribuírsele poder afrodisíaco sobre el desempeño sexual) de un guiso o fritura del famoso Caribe, o piraña nombrado en otras zonas.

- Cachapa con queso llanero o queso de mano. Este exquisito alimento es preparado en base a la maza obtenida de maíz jojoto o tierno, y se consume más cuando se da la cosecha del maíz de nuestro Municipio, en época de invierno; ya que en la temporada de verano casi no hay producción de este rubro, y el que se consigue viene de áreas foráneas.






- Pisillo de chigüire: En nuestra geografía Municipal, así como en los estados donde habita esta especie de roedor gigante denominado chigüire; desde muchos años atrás por generaciones de habitantes, era una tradición bien arraigada (se afirma que era una tradición por que en nuestros días, esta especie se encuentra amenazada, y la misma está protegida por las leyes de nuestro país y su caza es prohibida, salvo situaciones especiales con la debida permisología; por tanto el consumo es menor, costoso e inaccesible para la mayoría de los pobladores), que para los días Santos o Semana Santa, no podía faltar en los hogares, este suculento plato. Se obtiene de la carne salada y seca del animal; procesada en pilón para la época o en nuestros días máquina de moler, y así conseguir un producto final parecido a la carne de res mechada, que se condimenta de acuerdo al gusto da cada comensal; combinándose con un arroz blanco, tostón o hallaquita.



- Rabo e’ baba, también se ha vuelto costumbre en ciertos estratos de nuestra sociedad (más que todo en las periferias nuestro municipio, zonas rurales) el consumir esta parte del babo; aunque cada día menos, por la poca abundancia del animal y la protección que ejerce la ley sobre esta especie. Una vez sacrificado el animal, se corta la cola por ser esta muy preciada por su gran contenido de carne; se coloca en las brazas (resguardada aún por la piel) hasta que la misma se dore, y de la que se extrae la carne en porciones lista para comer, acompañada de cualquier otro complemento.


- La carne asada; plato de mucho valor nutricional y que su degustación encanta el paladar del mirandino y forasteros que viene a nuestro Municipio. También denominado carne en vara, debido que su preparación requiere disponer la carne en trozos de madera denominados vara, la misma se coloca al calor de las brazas durante cierto tiempo; lista su cocción, se sirve con casabe y yuca.











Tradicional Hallaca de Nuestro Municipio

Las hallacas elaboradas a partir de carne de res o cochino. Tradición esta que se remonta a mucho tiempo atrás, y aunque no se considere propia de nuestro Municipio, se prepara y consume con mucha regularidad en nuestros. Su presencia va asociado a la temporada decembrina.

- Mondongo, especie de sancocho muy popular entre los habitantes de esta geografía, y que se expende en la mayoría de los establecimientos que ofrece comidas, y preparado también en los hogares. Para su preparación, se combina verduras, panza y extremidades o patas de res, y se sazona al estilo local, y su cocción se hace preferiblemente en fuego a leña.









- El sabroso pabellón (arroz blanco, caraotas negras, carne mechada, huevo frito y acompañado con tajada frita de plátano maduro), que bien vale decir, no es una tradición propia de nuestro Municipio pero si una costumbre su elaboración para el consumo; con el toque culinario propio de nuestra región.

En otro orden, existe la costumbre en esta zona del país, de preparar una deliciosa bebida, la cual lleva como ingrediente principal el arroz. Este tipo de bebida es catalogada un refresco natural, que además de arroz requiere leche, azúcar y aliños dulces para realzar el sabor. En este sentido estamos hablando de la chicha de arroz artesanal, preparada en los hogares mirandinos; muy autóctona por obtenerse a partir de un rubro que es la principal siembra del Municipio.


En relación a la elaboración de dulces artesanales, ya sea con motivo a la época de semana santa o decembrina; o bien sea para degustar en cualquier momento del año, es tradición, la presencia de; jaleas de mango, dulce de lechosa verde y dulces de ciruelas, entre otros.

Otra manifestación tradicional, que se extendió hasta nuestros días y que primero fue ejercida por el sexo masculino, volviéndose popular más aún en nuestro tiempo, y logrando así estatus de deporte; son los toros coleados. Originalmente se perfiló como reuniones donde venían personas que practicaban esta actividad de otros pueblos, a competir por lazos, lo cual era el indicativo de la capacidad de dominio que tenía los hombres en la manga. Es de hacer notar que hoy es practicada por personas de ambos sexo.
Si bien, puede afirmarse que es una actividad propia de otras latitudes, creadas y practicadas en países de cultura distinta a la nuestra; las peleas de gallos (riñas de gallos) representa una distracción y expresión festiva de los habitantes de el municipio miranda del estado Guárico, en ciertas en épocas del año, mas que todo en los tiempo de verano. Se llevan a cabo apuestas entre personas, bien sea en bienes materiales o en dinero, y quién valla al gallo que gane, obtendrá todo lo acordado previamente.
Si las peleas de gallos son de mucha aceptación entre los habitantes de nuestro municipio; el juego de bolas criollas, no es menos popular, puesto que es una práctica ejecutada en los distintos estratos de la sociedad mirandina, en hogares, clubes, establecimientos, lugares turísticos, entre otros.


En otro orden de ideas, el arraigo religioso del mirandino se expresa de distintas maneras, una de ellas tiene que ver con la imagen del santo rostro. Se celebra una fiesta con la imagen de un santo, y el llanero con mucha fe le pide y en agradecimiento a los favores concedidos le celebra un bailorio, dentro del mismo el velorio: Esta expresión es conocida como el rabo del velorio, y luego de finalizar el mismo, se procede a tapar al o a los santos involucradas en la ceremonia, y es allí cuando se inicia el bailorio o fiesta de baile en honor al o los santos, con música de arpa, cuatro y maracas; y la voz de un o varios cantantes que interpretan melodías, disputándose el amor de una enamorada o reír al descubrir quien era la Marisela; personaje único y llanero que inspira humor , lo que hace al velorio de santos, un acto de fe y mucho amor al creador.

El joropo se expresa en cada acción de los habitantes de esta tierra; por el nacimiento de un hijo, un enamoramiento, o la desilusión en una relación sentimental, por la perdida de un familiar o amigo, la llegada da las lluvias, por un nuevo día o el ocaso del mismo, la noche, la siembra o sus animales, en fin todos estos son motivos de inspiración del llanero, traduciéndose en las más hermosas canciones.
Como es evidente, en nuestro país cada región en particular celebra fiestas con motivo de enaltecer al santo patrón de su localidad; en el caso del Municipio Miranda en nuestra ciudad Calabozo, esta festividad denominada fiestas patronales, se da en honor a las mercedes.

Otra festividad que no queda sin realce, aunque con menos ahínco en nuestros días, es el velorio de la Cruz de Mayo, llevado a cabo durante los días que se corresponden a este mes en particular. Tiene su fundamento en la figura que representa una cruz, ya se la misma elaborada en madera o cualquier otro material; posteriormente revestida con hoja de palma o cocotero, para exhibirla en cada hogar que practica esta tradición, rezarle, ofrendarles flores y cánticos de alabanza.
















También se hacen presente las misas de aguinaldo de madrugada en ciertas iglesias de esta localidad, dando paso a la entonación villancicos y canciones alusivas a esta época del año con instrumentos como el cuatro, el furruco, tambora, entre otros; y a la cual asiste las familias para oír el sermón de la misa y disfrutar de la parranda, y es propicia la ocasión para degustan pasa palos con la famosa orejita y el cafecito con leche.
En semana santa, aparte de cumplir con los actos religiosos, los habitantes de nuestro Municipio, pendiente están de ver que les dejará en este año Judas, que en representación de un personaje de la comunidad, el cual goza de poca aceptación o es de mala reputación, será quemado el domingo de resurrección por traidor.

Finalmente es de destacar que la cultura se mantendrá vigente mientras la respetemos, y se le reconozca su importancia para la posteridad. De allí que la educación será un promotor de primer orden para mantener la vigencia de las costumbres y tradiciones en nuestro Municipio y su gente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada